El sendero de la evolución

Sadhana son los ejercicios espirituales que tu maestro elabora especialmente para ti, y que debes practicar diaria y disciplinadamente para tu evolución. Nuestra Sadhana es ascética y contemplativa. El Bhakti, Karma, Hatha, Raja y Jñana Yoga se combinan de manera armónica para formar tu Sadhana.

Conforme vas avanzando, tu Maestro te enfrentará a más pruebas y compromisos dirigidos a conseguir una entrega, cada vez mayor, a ti mismo, y cuyo destino final será ayudarte a descubrir quién eres realmente. Salvarte de ti mismo es el camino, de ese que no eres tú: de tus sufrimientos, codependencias y esclavitudes, enfocando tu camino hacia la Liberación. Pero, lo llames como lo llames, lo importante es que "regresarás a casa" si eres disciplinado y fiel a tu sadhana. Cuanto más exigente y duro sea tu Maestro contigo, mejor para ti, más crecerás -a no ser que prefieras quedarte en el mundo de Peter Pan, de la felicidad del que no quiere saber nada-, es tu decisión.

Cuando Caín mató a Abel, Dios preguntó a Caín.
-¿Dónde está Abel? Caín no respondió.
-La sangre de Abel clama las puertas del cielo -dijo dios. dios en ese momento maldijo a Caín, diciéndole: Errarás eternamente.

Cuando matamos nuestro espejo resulta muy complicado darse cuenta de quién es uno mismo, y reconocernos. Por eso Caín camina solo por la vida, sin rumbo, sin sentido, absolutamente descentrado y perdido. dios no le castiga, simplemente le dice que al haber matado su espejo, su destino será un devenir oscuro, pero ¿quién o qué es el espejo?.

El espejo se debe entender a dos niveles:

  • El ego; y a través del autoanálisis y la meditación, el Jñana y Raja Yoga. Nos conocemos observando sin juzgar. Podemos ver un reflejo de quién o qué es el Yo, observándolo en cada una de nuestras acciones del día a día; pero cuidado, sólo es un reflejo. Ramana Maharshi decía: "desapégate del ego". Si lo matas te sucederá lo mismo que a Caín, estarás perdido en este plano material, caminarás por la vida sin rumbo, desorientado, aunque creyendo que vas bien. El ego es una herramienta que nos sirve para caminar en este plano, no somos el espejo, debemos reconocer quién es el Yo y quién el ego.
  • En nuestra relación con los demás vemos que cada persona nos hace de espejo. Nuestro ego camina por la vida proyectando sobre los demás todos los miedos y debilidades que no se atreve a reconocer en sí mismo, y toma de los demás, imita, todo aquello que puede serle "útil", con tal de sentirse aceptado por los otros egos. Incluso, perdemos la dignidad y la divinidad con tal de no sentir el rechazo, el abandono o la soledad que nos aterran. Normalmente, es inconsciente, sólo los Maestros lo saben conscientemente. Un buen ejercicio es observar las caras de la gente tratando de discernir qué mensaje transmiten. Evidentemente, usar la sociedad como espejo es más fácil que usar el propio ego, he ahí el Karma Yoga.

En ambos casos debemos ver, después de mucho observar sin juzgar, que la vida es un teatro. Vivimos en el mundo, pero en realidad no somos parte de él, todo es pura ficción, maya. Las cosas nunca son como creemos que son. Los amigos que tenemos, la gente nueva que conocemos, todo está "divinamente" organizado para que sean nuestro espejo. En este Universo hay pocas cosas dejadas al azar y nosotros contribuimos a configurar esa realidad que vivimos con nuestras proyecciones, introyecciones y demás mecanismos de maya.

El Yoga empieza cuando sales de tus clases de "yoga" y el Tantra cuando terminas de hacer el amor con tu amante.

Si te apegas al espejo diciendo, "estos son mis amigos, esta es mi vida", violas el principio de aparigraha, pues nada es tuyo o mío, de ahí el miedo a la soledad, a la enajenación, el temor a perder aquello que crees que es tuyo, y las consecuentes reacciones depresivas y/o violentas. Cuando se comienza a hacer seriamente la sadhana -o no tan seriamente- a veces una simple danza, una respiración o un masaje tántrico pueden remover muchas cosas del interior de uno mismo, y emerge, entonces, el primer efecto de pseudoalienación. Te sientes distinto, y los demás también empiezan a verte diferente, como si fueras un bicho raro: el efecto de tus movimientos internos causa temor e inseguridad en la gente que te rodea, y hasta puede que se planteen si estás metido en una secta. Son reacciones de desequilibrio propias de mentes estancadas en el miedo y la ignorancia; propias de personas que temen el cambio y temen apartarse de lo "establecido" porque creen que es lo único que da sustento a su ego pueril y asustado; o dicho de otra manera, son personas que ni saben ni dejan vivir. ¿Recuerdas la alegoría de la caverna de Platón?

Antes de empezar debes tener las ideas bien claras. Debes saber que necesitas una buena dosis de valentía y otra de disciplina para enfrentarte a tus fantasmas. Y, sobretodo, no debes tratar de engañarte a ti mismo creyendo que puedes hacerlo solo, picando de aquí y de allá de cualquiera de las múltiples propuestas que se ofrecen en el supermercado espiritual. Esto puede ser muy perjudicial y hacer que te desorientes y pierdas tu objetivo. La evolución es coraje y firmeza, recuérdalo bien. Tu evolución será a grandes rasgos como aquí te describo:

  • La gente te ve diferente. A los que te rodean les chocará mucho tu nueva actitud y tratarán de que no te apartes del camino conocido, porque tu nueva conducta les desestabiliza, trayéndoles el eco lejano de lo que ellos mismos también perdieron, en algún momento de sus vidas, y tienen reprimido en los sótanos del subconsciente. Tal vez traten de ponerte las cosas difíciles o incluso terminen haciéndote la vida imposible, y criticándote. Se abre una etapa de confusión espiritual en la que vamos detrás de lámparas maravillosas y milagros. Uno de los miedos fundamentales del ser humano es el miedo al rechazo, de ahí la promiscuidad espiritual. También es un momento en el que pueden emerger ciertas visiones antes reprimidas. La única verdad de éstas visiones es que muestran las represiones, debilidades, conflictos, egoísmos, egotismos, egolatrías y egocentrismos. Mucha gente abandona el sendero antes de empezarlo, siente tanto miedo a lo que lleva dentro, que prefiere mirar hacia otro lado: es más fácil vivir como Peter Pan; o continúa un camino de idolatría que conduce a la dispersión y al descentramiento.
  • Miedo a quedarte sólo, sin amigos, sin familia El ego comienza a tenderte trampas y ponerte excusas, diciéndote que son parte de tu vida, que no debes perderlos. Es el miedo del ego a la soledad. Los amigos vienen y van, pero la vida es generosa y te va poniendo nuevos amigos -dependiendo del nivel de evolución en el que estés- para que sigas tu sendero y vayas aprendiendo. Observarás aquí tus estancamientos, tu resistencia a progresar, a enfrentarte a tu soledad y, por consiguiente, a ti mismo. Puede surgir la repulsa a abandonar todo eso conocido, lo cual sería un freno negativo en tu evolución. Si consigues superar la etapa, comienza la unificación entre lo real y la fantasía, la dualidad va decreciendo y abriéndose paso a la unidad, si tienes el valor de seguir adelante.
  • Primera trascendencia del miedo, indiferencia egoísta de la soledad. Puedes mantener los amigos anteriores pero sólo te importa tu ego -tu egoísmo- no eres afectuoso con ellos, o si lo eres, es por narcisismo, para que te idolatren. Estás desapegado, aunque de un modo nihilista. Tu ego te domina, debes tener cuidado con lo que piensas, puede convertirse en realidad, sobretodo lo negativo, pues lleva mayor carga emocional. El discípulo avanzado empieza a creerse superior, compite, desea hacer prevalecer su razón incluso por encima del Maestro. Proyecta sobre él todas sus miserias, lo culpa de todos sus miedos. La fuerza y la soberbia de manipura te dominan. La figura de Judas aparece, todo Maestro tiene su Judas y todo discípulo es, antes o después, Judas. Es el momento en el que el Maestro aguarda en silencio, esperando un nuevo amanecer, a que el discípulo entre en la siguiente fase tras superar todas las pruebas y tentaciones que la vida le pone. Si no lo hace, el discípulo, pronto o tarde, acabará separándose. El Maestro seguirá guardando silencio y deseándole suerte en la vida, o bien, el Maestro puede acabar muerto o alienado.
  • Aparición de nuevos amigos y conocidos que te ayudan a superar el egoísmo, a dominar el narcisismo y a conseguir nuevos niveles evolutivos. Anahata se abre, el amor se proyecta en la medida en que eres capaz de apegarte al amor desinteresadamente, claro está, y hacer desaparecer las dudas. Las dudas te hunden, creer es progresar. El amor devocional, sin esperar nada a cambio, la llave. Pero recuerda, el amor es justo lo contrario a lo que siempre te han enseñado. El amor, la dicha por el silencio, la dicha que sientes en soledad, la dicha al compartir sin exigir ni manipular, lo innombrable, la ausencia absoluta de codependencias, son sinónimos que se acercan al verdadero amor.
  • Crisis existencial muy dura, la tristeza serena, la soledad sosegada, miedo a inexistir, miedo a no dejar huella, el sueño y la realidad son prácticamente iguales. El reto a sobreponerse es darse cuenta de que el sueño es un reflejo de la realidad. La nitidez con que el espejo te muestra es grande y corres el riesgo de identificarte. Creer que tú eres el espejo viene de cultivar conceptos: "yo soy el espíritu eterno, inmortal, más allá del nacimiento y la muerte". Meditar aquí, significa estar en la no-mente, el control sobre el cuerpo y sus sentidos es grande, las emociones y los pensamientos no te esclavizan, estás muy desapegado de ellos. Eres como Ulises perdido en la isla de Casiopea. El tiempo pasa pero no te das cuenta de ello. No puedes ir ni hacia adelante ni hacia atrás, no eres consciente de tu ubicación.
  • Integración social, vives en el mundo afectivamente pero no formas parte de él. Ves maya, la ilusión cósmica, la danza de Sakti, el velo de Isis, como una creación de tu mente. Los hindúes le llaman a este juego cósmico Lila. Las cosas que deseas se crean, manipulas maya a voluntad, la creación y la manipulación de maya está en tus manos. Aquí ya eres el dueño de tu vida, antes eras un esclavo. Los sueños aparecen en términos de ser o no-ser, existencia e inexistencia. Surge el apego a la existencia y el miedo a la inexistencia. La materia y la mente son uno por eso puedes crear y destruir a voluntad con sólo desearlo. Pero no las otras dualidades, tú no existes pero el sueño sí, y cuando hay sueño sin soñador aparece la auténtica realidad. No hay mente, pero todo es maya, es la totalidad la que sueña, Siva es el que sueña. Éste es el nivel de los profetas apocalípticos y no apocalípticos.
  • Integración del TÚ y el YO, la dualidad desaparece, la soledad y la totalidad son una misma cosa, el todo y la nada, la liberación está próxima, ya no hay símbolos ni formas, sólo existe el sonido, la nada. Puedes soñar la nada y conocer la nada pues todo es lo mismo. Buda dice: "cuando se extingue la llama, ¿qué queda?".

Conocemos el YO a través del TÚ, bien usando la sociedad como espejo, bien usando el ego como espejo, en absoluta soledad, o de manera mixta con vuestra sadhana y vuestra meditación diaria sobre Yama y Niyama. En una primera meditación sólo veréis normas y prohibiciones, en posteriores meditaciones esas prohibiciones irán gradualmente desapareciendo hasta que el esclavo desaparezca y aparezca el amo, el que lleva las riendas de la vida, el que no es prisionero.

Conforme vas avanzando, tu Maestro te enfrentará a más pruebas y compromisos dirigidos a conseguir una entrega, cada vez mayor, a ti mismo, y cuyo destino final será ayudarte a descubrir quién eres realmente.

La imagen que tenemos de la muerte nos puede dar también mucho conocimiento. Cuanto más tranquila y serena sea, más arriba estaremos, cuanto más traumática, más miedo tengamos, mayor será la posesividad material. Sólo hay que cultivar el desapego. Desapegarse de amigos, familiares, no tiene sentido, más bien puede causarnos traumas si no se hace bien. Hay muchas madres y padres que en lugar de tener hijos tienen proyecciones codependientes, ¡atento a las constelaciones familiares! Pretender poseer amigos, familiares, personas, amores..., nos lleva a la misma situación traumática que la renuncia mal hecha, ¡mucho cuidado con romper el espejo!.

Todo lo que sube tiene que bajar, no penséis en ningún momento que éste es un sendero ascendente, porque no lo es. El sendero es circular, del uno va al siete y del siete al uno, o puede dar saltos, pero siempre circular. A cada vuelta que se da, nueva consciencia adquirida y mayor comprensión del funcionamiento de nuestro cuerpo, mente, emociones, alma y sus secretos, pero dependiendo del grado de ética que tengas podrás usarlos o no, o quizá ellos te usen a ti. Atento, sobretodo, a las pruebas de la vida. Cada prueba o tentación superada implica mayor conocimiento, y por tanto, mayor libertad.

El verdadero Tantra se aprende de Maestro a discípulo. El Yoga empieza cuando sales de tus clases de "yoga" y el Tantra cuando terminas de hacer el amor con tu amante. Esta es la sagrada rueda del Samshara, romperla es alcanzar la iluminación, la absoluta libertad, el Kaivalya, el octavo paso. Quien lo merezca y escuche con humilde corazón obtendrá el secreto de los secretos: la Liberación, el Nirvana, la Revelación... Como dicen las escrituras: "sólo los elegidos reciben la Gracia".


Tantra para Devis

El Tantra se transmite practicando lo estudiado. Experimentamos desde nuestra vida no tanto para mejorar, sino para reconocer la belleza que llevamos dentro: el Ser auténtico. La sociedad crea e infla el EGO y éste es la gran mentira que nos roba la belleza, pero que, a la vez, nos ayuda a movernos en ella.

Consigue nuestro libro en EspañaConsigue nuestro libro en México

Votos: 
Promedio: 5 (1 voto)

Comentarios

Ver la realidad es infinitamente dolorosa pero muy gratificante a la vez. Cada paso que se da es totalmente incierto. Jamás se sabe a dónde te lleva, es cruel, un poco amarga en ocasiones. Aunque después, das paso a la nitidez de tu alma pero con tantas vibraciones que eres envuelta por cada una de ellas. Desconoces los motivos y los porqué, simplemente te entregas sin más cuestionamientos absurdos que en su momento poblaban tu mente, por ello no se podía entender el alma. La conexión con lo profundo es lo que te hace florecer.

¿Quieres una enseñanza que te guste o que te transforme?

Añadir nuevo comentario

Conoce al autor

Imagen de Swami KurmaRajadasa

Swami Kurma Rajadasa es Monje Sivaíta, filósofo Sivaíta y Vedanta Advaita, investigador de la Consciencia, de la Naturaleza Humana y escritor.
Consigue nuestro libro en EspañaConsigue nuestro libro en México

Terapeutas

Imagen de Guru Raulinga
Madrid y Varsovia
+34 656 717 659
Imagen de Devi Duti Kalidasa
Ciudad de México
+52 155 1452 9515

Suscríbete a nuestro boletín

Regístrese para nuestras actualizaciones mensuales.