Codependencia: amor o necesidad

tantra, masaje tantra, tantra para mujeres, eyaculacion femenina, amrita, yoga, polanco, mexico
¿Puede el amor absorbernos de tal forma que se convierta en una adicción? La respuesta correcta es que si hay adicción, no hay amor. Pero parece que hay personas que siempre se enamoran de los más conflictivos, de aquellos que están más desvalidos y que más necesitan de nuestra ayuda. Y es aquí donde entra en juego la codependencia: no lo hacen para amarles desinteresadamente y ayudarles mejorar. Lo hacen por interés y necesidad, para sentir que son útiles y queridos, lo cual es un grave error en sí mismo. Estas relaciones siempre son problemáticas porque están sostenidas en una base enfermiza de desequilibrio y dependencia, y se convierten en destructivas. Cuando esto ocurre, estamos ante el síndrome de la codependencia.

Tipos de codependientes

  • La más común es la de una pareja en la que uno de sus miembros sufre una enfermedad o una adicción, a saber: alcoholismo, ludopatía, drogas..., y el otro dedica su vida a cuidarle y a ayudarle, sin juzgarle para no sentir su rechazo, pero sin dejar que se cure completamente, ya que lo que da sentido a su vida es saberse útil y necesitado, esto les hace sentir importantes.
  • Hay otro tipo de codependiente, que es egoísta y dominante, y no deja crecer nada a su alrededor, un individuo que chupa la energía de cuantos están a su lado. A este tipo le denominamos "vampiro energético".
  • Otros codependientes son tan celosos que no toleran la presencia de nadie, e incluso pueden infringir malos tratos físicos o psíquicos a su pareja si tienen la más mínima sospecha.

A veces hay una violencia soterrada, llena de silencio y de miedo. Es un juego de poder, una lucha en la que cada uno ejerce su forma de control del otro, asumiendo papeles de víctima, salvador, o juez-verdugo. Quien está inmerso en una relación de codependencia, nunca se da cuenta de ello por sí mismo, corresponde a un tercero, desde fuera, la responsabilidad de hacerlo evidente.

Aunque si la relación es gratificante para ambas partes, si no hay dolor, si ellos son felices, entonces no hay que juzgar porqué funciona, no hay que entrometerse ni chismear. En estos casos impera la máxima de vive y deja vivir. Sólo hay que intervenir cuando la relación es un infierno y hace daño a terceros, o a uno de los miembros de la pareja.

La codependencia puede provocar una serie de síntomas psicosomáticos inespecíficos, como dolores de cabeza, desarreglos digestivos y menstruales o insomnio; y trastornos psicológicos, como depresión, obesidad o bulimia... Los primeros síntomas de alarma serían no estar a gusto y mostrar insatisfacción permanente, no sentirse feliz, no querer llegar a casa, falta de deseo y de alicientes. Ante esto siempre cabe preguntarnos ¿qué me pasa?

Votos: 
Promedio: 5 (1 voto)
Para recordar: 
  • Si le hubiera cortado las alas habría sido mío, no habría escapado. Pero habría dejado de ser pájaro y yo lo que amaba era un pájaro.

Comentarios

Cuando una persona es incapaz de permanecer sola por periodos cortos o prolongados significa que no disfruta de sí [email protected], encontrará mil excusas para justificarlo, pero detrás de ellas siempre estará el miedo a la soledad, al vacio. Quien querría compartir con alguien que no puede soportarse a sí mismo? Así es como normalmente surgen las relaciones y luego los involucrados se preguntan a donde se fue el amor. La realidad es que eso no es amor, sino la más pura codependencia.

Añadir nuevo comentario

Conoce al autor

Imagen de Swami KurmaRajadasa

Swami Kurma Rajadasa es Monje Sivaíta, filósofo Sivaíta y Vedanta Advaita, investigador de la Consciencia, de la Naturaleza Humana y escritor.
Consigue nuestro libro en EspañaConsigue nuestro libro en México

Terapeutas

Imagen de Guru Raulinga
Madrid y Varsovia
+34 656 717 659
Imagen de Devi Duti Kalidasa
Ciudad de México
+52 155 1452 9515

Suscríbete a nuestro boletín

Regístrese para nuestras actualizaciones mensuales.