Dios hace lo que quiere, el Corán leído por un tántrico

<p>kurma, kurmarajadasa, tantra mujeres, entrevistas tantra, escuela tantra, viajes espirituales, viajes india,</p> <p>tantra madrid, tantra london, tantra miami, tantra canarias, tantra tenerife, tantra cdmx, tantra mexico, tantra moscow, тантра Москва, tantra mujeres, tantra embarazadas,</p>
Toda escritura sagrada tiene varios niveles de lectura. Dependiendo de nuestra capacidad de indagar, dilucidar y profundizar seremos capaces de recibir un mensaje u otro. Esto se hace a propósito para proteger el conocimiento que contiene y que éste solo llegue a aquellas personas que estén preparadas para recibirlo.

El Corán no es diferente. En el siglo VI después de Cristo, un mensaje divino fue revelado a Mahoma, el último profeta según el Islam. Dictado por Alá a través de Yibril -arcángel Gabriel- este mensaje divino fue recopilado en un libro cuyas enseñanzas siguen más de 1800 millones de personas en el mundo. ¿Qué enseñanzas podemos extraer de este mensaje usando un punto de vista tántrico?

El origen del Corán

El Corán es un libro que recopila las revelaciones que Alá -Dios- hizo al profeta Mahoma. Este libro sagrado, engloba las normas de conducta que llevará a sus seguidores, tras su muerte, a la vida eterna en el paraíso. Estas revelaciones se le hicieron a un comerciante árabe nacido en la Meca -actual Arabia Saudí- llamado Mahoma (570-632 d. J. C.) al que durante golpes de extásis Ybril, o arcangel Gabriel, le recitó el Corán por entregas durante 23 años (612-623 d. J. C.).

Las revelaciones eran memorizadas y compartidas oralmente, pero tras la muerte del profeta en el año 632 sus seguidores decidieron recopilarlas en un libro para evitar su perdida y olvido. El resultado fueron 114 azoras -capítulos o milagros- divididos en versos llamados aleyas. El Corán había tomado formato de libro siendo uno de los primero en lengua árabe. Aunque hay muchas traducciones, se considera sólo revelación auténtica a la versión en árabe donde mantiene su ritmo y poesía intactos. Para la mayoría de los musulmanes el Corán contiene la palabra eterna e inalterable de Dios.

Contenido del Corán

Pese a carecer de una estructura central clara y ser algo caótico, podemos extraer que el objetivo principal del Corán es establecer a Alá como dios omnisciente, omnipotente, eterno y sobre todo único. Es decir, establecer una religión monoteísta primigenia y auténtica en contra del politeísmo de la época.

La principal premisa es que todos los seres humanos deben de reconocer a Alá como único creador del mundo, el origen de todas las cosas y seguir sus preceptos para ser salvados el día de juicio final e ir al paraíso. De hecho, un tercio del Corán se refiere a la descripción del día del juicio final, los castigos para los infieles y la salvación para el hombre piadoso, el musulman. Esto es importante porque al igual que otras religiones monoteístas, el Corán utiliza el miedo al infierno y el castigo como inductor de la fe. Aunque cabe insistir en cómo durante todo el Corán se repite como Alá es misericordioso.

En su mensaje el Corán utiliza la exhortación, la narración y la prescripción para hablarnos del bien y el mal, la resurrección, la importancia de la caridad, contarnos historias de otros profetas como Jesús y Abraham (para el Islam eran profetas a los que tergiversaron sus palabras y acciones), pero también temas legales, éticos, sociales o historias y fenómenos naturales que en su conjunto conforman el corpus del dogma islámico.

Los pilares del Islam

Como ha pasado con muchas de las enseñanzas de maestros, cuando éstos mueren surgen diferentes escuelas de interpretación que intentan perpetuar sus enseñanzas. El budismo y sus decenas de escuelas es un claro ejemplo. Por lo que es erróneo considerar que hay una interpretación única del Corán, sobre todo teniendo en cuenta que Mahora no designó un sucesor y el Corán, por sí mismo, carece de eje central u orden que facilite lectura y comprensión. Por eso, la interpretación es una parte fundamental si se quiere dar respuestas a las preguntas y problemas del día a día sin traicionar la voluntad divina.

Interpretar un texto sagrado requiere de mucho conocimiento en linguistica, teología, historia, legislación y mucha meditación. Hay que tener en cuenta que las conclusiones de esa interpretación pasan a ser leyes que en muchos casos dirigieron y dirigen países enteros. Del mensaje relevado del Corán, se han extraído 5 pilares que constituyen los preceptos fundamentales obligatorios que todo musulman debe seguir:

  • Profesión de fe: básicamente es la creencia de que no hay mayor dios que Alá, que es único e indivisible.
  • Oración: rezar 5 veces al día en dirección a La Meca recitando diferentes pasajes del Corán.
  • Azaque o Limosna: compartir la riqueza con donaciones a la familia y amigos sobre todo pero también a la comunidad.
  • Ayuno: durante el mes del Ramadan se realiza un año ayuno diario desde la salida a la puesta del sol.
  • Peregrinación a La Meca: al menos una vez en la vida siempre que se tenga la posibilidad del hacerlo.

Seguir estos 5 puntos, sobre todo el primero, hará que seas considerado musulmán. Hay que indicar que además del Corán, los musulmanes estudian Hadices. Un Hadiz es una recopilación histórica hecha por los predecesores de Mahora que contiene dichos y hechos de su vida. Se utilizan como referencia y ejemplos de conducta a imitar. Siempre y cuando no contradigan al Corán. Si es así pasarían a ser considerados falsos.

La búsqueda del dogma

Si nos fijamos en los 5 pilares de Islam, individualmente se asemejan mucho a conceptos que son familiares con la filosofía tántrica y podrían ser enfocados como tal (adelanto: se hace).

La profesión de fe podría entenderse como la no dualidad, la oración como meditación o mantras, la limosna como una forma de compartir y trabajar el apego a lo material, el ayuno como una forma de luchar contra el ego, de doblegar su ilusión y el peregrinaje como un camino de meditación activo en silencio, en soledad, fluyendo con uno mismo.

Es normal que haya similitudes. Recordemos que Mahoma era mercader, y aunque no está claro si era analfabeto o no, muy probablemente en sus viajes conoció y habló con gentes de diferentes religiones y creencias, escuchó a sabios y poetas. Se enriqueció con esos relatos. Afirmar que un texto es relevado es un truco que se suele utilizar para eludir el que haya podido estar inspirado en conocimiento anterior.

Aquí comienza el principal tema de conflicto de las religiones y sus seguidores. Los perezosos humanos necesitan política y reglas que le digan lo que está bien y lo que está mal. Cuanto más inconsciencia hay, más política y religión son necesarias. Esto es porque requiere de menor esfuerzo individual, simplemente aceptar o imponer el sometimiento a ese dogma, a esas leyes, seas cuales sean, hará que obtengas la recompensa. El Islam no es diferente de otras religiones o políticas. Fue una religión cuyo germén se desarrolló durante 23 años de conflictos y guerras entre tribus y jefes políticos. Hubo burlas, luchas, batallas, negociaciones… y pese a que su mensaje está ahí el fanatismo hizo que no pudiera convivir con otras creencias, porque si mi religión es verdadera la tuya es falsa y debe de desaparecer. Además, si mi Dios está de mi lado no estoy haciendo el mal, sino el bien.

Los infieles piden milagros

Durante estas disputas y debates era muy común esgrimir el argumento de que si tienes la palabra de Dios haz un milagro para que podamos creerte. Esto es habitual entre las religiones, por ejemplo en los evangelios se narra que Jesús llegó a realizar hasta 36 milagros, desde curar a ciegos hasta resucitar muertos.

La respuesta que da el Corán muy sencilla: el mayor milagro está ante tus ojos, el cielo, las montañas, la lluvia, los animales, las plantas que nos da Dios en el mundo que ha creado. El mayor milagro es la vida y su equilibrio que nos permite la existencia. Si esto no te parece suficiente para creer…

Otra argumento relacionado es el de “por qué el profeta es un simple humano” a lo que el Corán responde de una manera muy interesante a mi parecer. En la Azora XVII: El viaje nocturno leemos «Si en la tierra hubiese ángeles (...) les hubiesemos hecho descencer, como enviado, desde el cielo a otro ángel». ¿Por qué es así en el Islam?

La prueba

El Islam es una religión de predestinación que no cree que los humanos tengan un alma eterna e inmortal dentro de un cuerpo material. Dios decide si vives o mueres. Por eso se le ha acusado muchas veces de fatalismo. ¿Si todo está decidido, si Dios decide que yo crea en él o no, qué puedo hacer yo? y aunque hay diferentes escuelas que defienden desde una predestinación completa hasta el libre albedrío, el punto más interesante es que Alá pone a prueba a los humanos.

Si te va bien en la vida es fácil creer, pero si te va mal u ocurre una desgracia culpas también a Dios y dejas de creer. En realidad todo son pruebas de fe ya que Alá conoce todo lo que ven tus ojos y todo lo que esconde tu corazón.

Un ejemplo podemos ver en la historia de Moisés y el paje. Resumidamente Moisés tiene que sufrir las aparentes malas acciones de un servidor que encuentra en el camino: hunde barcos con gente dentro, mata a jóvenes, etc. Una vez se releva el contexto de sus acciones y su verdadero resultado, la moraleja de la historia es que lo que pide Dios es paciencia en interpretar lo que sucede, parezca lo malo que parezca, para descubrir su causa.

Esto desarrolla entre los seguidores del Islam una actitud de conversación constante con Dios, de recordatorio sobre la necesaria humildad a tener frente a lo que sucede. Porque el entendimiento de la voluntad de Dios está muy por encima del intelecto humano. ¿Ante esa situación qué podemos hacer?

Grietas en el dogma

Siempre ha habido personas que dentro de unas mismas enseñanzas han sabido profundizar, es decir, han sabido entender el mensaje esotérico. Son personas que se alejan del grupo, que viven en soledad o en grupos pequeños, practican ascetismo, pranayama, yoga, ayunos… a veces se les llama ovejas negras y muchas veces son perseguidos por no seguir las normas.

En el Islam también hay ovejas negras, como la escuela Sufí. Estas escuelas entienden la religión como un adentrarse en los divino. Toman los pilares del Islam pero reconocen lo vano de querer entender y razonar, porque como dice el Corán “Dios hace lo que quiere”. Por eso su camino es el extasis religioso. Entienden que las enseñanzas sagradas y la religión es un camino de conocimiento pero es ante todo una vía práctica y experimental, donde los conocimientos y los estados del alma deben ser saboreados. Saben que lo divino no se puede expresar con palabras, sino con poesía, con arte, con la intuición. Las mismas aleyas que a unos les hacen sacar la espada a otros les hacen bailar en extasis divino hasta caer exahustos.

El Islam y la sexualidad

En lo que respecta a la sexualidad podemos decir que el Corán invita, y obliga, a disfrutar de la sexualidad pero siempre desde el matrimonio heterosexual, al igual que el resto de judeocristianismos. Aunque es cierto que en antes de la prohibición de la esclavitud estaba permitido tener relaciones sexuales con las concubinas, la interpretación que se ha hecho de muchas formas de sexualidad y disfrute del cuerpo, ya sea en soledad o en pareja, es actualmente muy conservadora.

No siempre es fácil justificarlo porque muchos de los temas no se comentan en el Corán. Los Hadices ayudan a cimientar las costumbres y leyes con respecto al matrimonio, la castidad, homsexualidad, etc. Lo más habitual es citar la historia de Lot y Sodoma y Gomorra que aparece en el Corán, en especial para prohibir la lujuria, la fornicación, el sexo anal, relaciones extramatrimoniales, etc. pero en su conjunto.

Hay que admitir que en temas como la masturbación o el sexo oral el Corán no menciona nada por lo que hay que utilizar interpretaciones de los sabios que no siempre se ponen de acuerdo. En general, la masturbación esta prohibida salvo en algunos casos de daño menor pero el sexo oral es considerado haram, ya que aquello que pronuncia las palabras de el Corán no debería de tocar secreciones que algunos consideran impuras pero otros no.

Este punto de vista represivo de la sexualidad en todos sus aspectos no debería de sopreprendernos porque el Tantra es la única enseñanza que utiliza el sexo como una herramienta de liberación.

Ser libre es el camino

Te habrás dado cuenta de que las religiones tienen lenguajes esotéricos comunes pero que están ocultos. También te habrás dado cuenta de que la parte que se populariza e impone es siempre la capa dogmática.

Sin embargo hay matices muy importantes. El Tantra aunque tenga aspectos religiosos su principal objetivo es romper los dogmas, la estructuras mentales que te hacen sumiso, obediente y esclavo de tus pasiones, miedos y prejuicios. Porque un ser humano libre, no necesita de leyes de conducta.

El Kularnava Tantra dice: quien comprende el Tantra no puede ser subyugado a ninguna política, religión o doctrina.

Un tántrico realizado posee un corazón libre, no dual, una sabiduría espontánea, sabe siempre cómo actuar, fluir -aunque haga el bien y el mal- porque lo hace en base a lo que en el Zen se denomina el Camino. No es dogmático porque sabe que en cuanto vea a Buda tiene que matarlo.

Tampoco hay castigo divino eterno como tal. El cielo es disfrutar de esa libertad consciente, jugar con la ilusión hasta que toque dar el siguiente paso en el universo, saber que eres parte de lo divino inmortal; el infierno es vivir atrapado en la ilusión y la ignorancia, ser una oveja, esperar que te den los dogmas. Todas las enseñanzas del Tantra se enfocan en la búsqueda de la verdadera naturaleza, a encontrar lo divino en tí mismo y todo es una herramienta para ello si sabes poner la suficiente consciencia. Normalmente esto es más fácil con la ayuda de un gurú.

Las herramientas están ahí, los textos sagrados como el Corán ten enseñan el camino. Lee, experimenta, practica. En tu mano está si decides tener el valor para verlo.


Tantra para Devis

El Tantra se transmite practicando lo estudiado. Experimentamos desde nuestra vida no tanto para mejorar, sino para reconocer la belleza que llevamos dentro: el Ser auténtico. La sociedad crea e infla el EGO y éste es la gran mentira que nos roba la belleza, pero que, a la vez, nos ayuda a movernos en ella.

Consigue nuestro libro en EspañaConsigue nuestro libro en México

Votos: 
Promedio: 4.9 (54 votos)

Categorías:

Añadir nuevo comentario

Conoce al autor

Imagen de Guru Raulinga

Me gusta trabajar con gente abierta al cambio interno. A menos de que sean así, no podrán ser capaces de provocar cualquier cambio a su alrededor por sí mismos. Si te interesa el diseño, visita mi web: Diseño consciente
Consigue nuestro libro en EspañaConsigue nuestro libro en México

Terapeutas

Imagen de Guru Raulinga
Madrid y Varsovia
+34 656 717 659
Imagen de Devi Duti Kalidasa
Ciudad de México
+52 155 1452 9515
Imagen de Saiva Nicole
La Paz, California
+52 1 444 593 2738

Suscríbete a nuestro boletín

Regístrese para nuestras actualizaciones mensuales.

Contáctenos